22 de mayo de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Sarnaglia "salpicado" en investigación de coimas a la policía, Sain podría pedirle la renuncia

Apenas cayeron los fiscales Gustavo Ponce Asahad y Patricio Serjal, quienes fueron imputados por cobrar coimas provenientes del juego clandestino, empezó a hablarse de algo en nuestra provincia tan viejo como la propia policía: la recaudación ilegal que hace la fuerza a cambio de mirar para otro lado.

Una investigación del diario La Nación puso en evidencia que la estructura policial también habría cobrado sobornos del empresario Leonardo Peiti, quien en sociedad con la banda Los Monos manejaba cerca de 80 casinos clandestinos en Rosario y unos 300 en todo el territorio santafesino.

La clave pasa por un documento secuestrado en la residencia de la secretaria del capitalista de juego en el que aparecen los montos que se habrían derivado a la fuerza de seguridad provincial para manejar esa empresa ilegal.

En ese documento figura el sobrenombre "Sarna", al que el empresario le adjudica un monto de $10.000 por sala. Ese apodo podría hacer referencia, según las fuentes judiciales, al actual jefe de la Policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, a quien los investigadores analizan llamar a prestar declaración en la causa.

"Vamos a tener un gasto de 20 K (por $20.000) por mes por sala (se lo vamos a dar en 10 K por mes a cada comisario para que se lo reparta con los jefes de insp (inspección) y orden y los otros 10 K por mes son para Sarna. Después también hay como otros 10 K por mes que serían los gastos de la federal, la fiscalía y otros Monos. En general cada sala tendría un gasto de 30 K por mes", señalan las anotaciones que hizo Peiti, que constan en el expediente.

Se calcula que el empresario imputado, que se presentó como arrepentido, controlaba unas 300 salas de juego ilegal en Santa Fe. Ese negocio creció debido al cierre de los casinos oficiales por la cuarentena.

Fuentes de la investigación señalaron a LA NACIÓN que "hay una gran cantidad de evidencia secuestrada relacionada con la policía. Consideramos que hay puntos claros para avanzar".

Según lo que se desprende de la pesquisa, ese esquema de pago de coimas fue el que funcionaba hasta la caída de Peiti. “Se sospecha que antes también había otra caja negra, incluso más voluminosa, que se nutrió históricamente del juego clandestino, un negocio ilegal, que es minúsculo comparado con el dinero que mueve la venta de drogas y lo que absorben sectores de la fuerza de seguridad para proteger esos mercados”, escribieron los colegas de La Nación.

“En esta trama aparecen -según la investigación- puntos de contacto que abarcan tanto a las gestiones anteriores como a la nueva conducción policial”, agregaron.

“El Picante”

Con este apodo se lo conoce al ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Sain, quien “está que trina” ante estos entretelones que involucran de alguna manera al actual jefe de la policía santafesina.

Según pudo saber Santafe24.com.ar de fuentes cercanas al hombre que con mano dura busca poner orden hacia adentro de la fuerza, en el caso de avanzar la investigación y que la Justicia decida citar a Sarnaglia, el ministro le “soltaría la mano” y “lo invitaría a dar un paso al costado”… “A Sain no le va a temblar el pulso y por supuesto Sarnaglia tendrá que ponerse a disposición de la Justicia, acá no hay lugar para los que manchen el uniforme”, confió un colaborador estrecho de “El Picante”… ¿Sarnaglia transita sus últimas semanas en el cargo?