13 de julio de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Orgullo de la provincia de Santa Fe: el Hospital Cullen cumple hoy 115 años

El hospital "Dr. José María Cullen" cumple este martes 9 de julio 115 años como uno de los bastiones de la salud pública en la provincia de Santa Fe. El efector, que fue inaugurado en 1909 en su terreno actual y con el paso del tiempo se convirtió en referencia para todo el centro-norte de la bota en términos de asistencia médica, atravesó el más duro desafío del Siglo XXI a nivel sanitario: la pandemia de coronavirus. Y salió airoso de esa lucha, pudiendo dar respuesta hasta en los momentos más críticos, gracias a la labor incansable de los más de 1.800 trabajadores -entre médicos y no médicos- que conforman su plantilla y estuvieron a la altura de las circunstancias.

Fueron más de tres años intensos de pandemia desde marzo de 2020, con dos olas de contagios que abarrotaban las salas de internación del Cullen, y pacientes de toda la parte superior de la provincia que llegaban al centro de alta complejidad de la capital en busca de ayuda, cuando el covid le "pisaba los talones" al sistema de salud.

Situaciones críticas en las que, no solo había que trazar las más diversas estrategias para que nadie se quede sin atención médica (sumar personal y equipamiento, ampliar las camas en las áreas críticas, y hasta el montaje del hospital de campaña en el predio del Liceo Militar, unido al edificio principal por una manga que cruzaba avenida Freyre), sino también seguir brindando respuesta a accidentados, operados, y otras patologías que necesitaban cuidados específicos.

Todo esto, que en retrospectiva parece la sinopsis de una película de ciencia ficción de las más frenéticas, y con el coronavirus convertido ya en una enfermedad estacional que no genera mayores inconvenientes, es lo que hoy el director del Cullen, Bruno Moroni, rescata en la memoria para asegurar que el hospital salió fortalecido de esa odisea.

"El hospital tomó un rol protagónico a nivel regional y la pandemia fue positiva porque fortaleció las relaciones, al personal y eso ha ayudado a que hoy funcione de esta manera", cuenta orgulloso sobre el desempeño actual del efector, que recibe unas 300 consultas diarias en la guardia, con una ocupación de camas que ronda el 90% de forma estable y realiza hasta 600 cirugías al mes, entre intervenciones programadas y urgencias.

Y para que una estructura inmensa, que contiene 22 salas de internación y 47 servicios médicos y no médicos, funcione correctamente, la clave es la organización. Así lo destaca el médico cirujano, que asumió como director del hospital en abril de 2023 luego de que Juan Pablo Poletti emprendiera formalmente la carrera política que lo llevó a ser intendente de la ciudad.

La guardia del hospital Cullen recibe unas 300 consultas diarias.

La guardia del hospital Cullen recibe unas 300 consultas diarias.

"Todos los días atendemos pacientes santafesinos y derivaciones del centro-norte, de patologías de alta complejidad, que van desde neurocirugías, cirugía general, cardiología; pacientes críticos que vienen a la terapia intensiva de todas las especialidades que estamos teniendo, con la complejidad y el nivel que corresponde al hospital. Eso hace que necesites una organización en la asistencia", explica Moroni.

115 años del Cullen: qué cambió en la Medicina

En estos 115 años, el efector santafesino atravesó una transformación en la forma en la que se percibe la Medicina por parte de la sociedad y cómo se ejerce desde los profesionales.

Moroni destaca que antes, la asistencia médica "competía un poco" con la medicina informal cuando todo era más precario en cuanto a la atención, y actualmente el desarrollo de la ciencia -y puntualmente en el Cullen- va de la mano con el avance de la tecnología.

La Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Cullen.

La Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Cullen.

"En un principio, los médicos venían a trabajar acá y lograban cierto prestigio porque empezaron a dar soluciones a enfermedades relacionadas con la medicina informal. Hoy en día, el hospital ha crecido mucho en tecnologías, en áreas críticas, en capacidad de atender la alta complejidad", indica.

Un ejemplo de esto, que sitúa al hospital como una referencia regional y nacional si se habla de tecnología al servicio de la salud, es la máquina de ECMO, disponible en Unidad de Terapia Intensiva. El equipo hace circular la sangre por un pulmón artificial y la lleva de regreso al torrente circulatorio, lo que permite una oxigenación adecuada mientras se curan los órganos vitales comprometidos. "Es como una diálisis, pero del corazón", explica con claridad una de las profesionales de la Terapia Intensiva.

"El Cullen no para nunca", cuenta Moroni sobre el movimiento incesante de pacientes, familiares y trabajadores en los pasillos del hospital.

Obras, mantenimiento y servicios brindados

Bruno Moroni cuenta que la apuesta más importante en cuanto a lo edilicio en lo que va de su gestión es la concreción de la nueva sala de Neurotoxicología en la Planta General del hospital, un proyecto que llevaba largo tiempo en los planes y que finalmente comenzó a hacerse realidad.

"La sala estaba en un subsuelo y hoy se comenzó la construcción para subirla. Va a ser fundamental, por una cuestión de calidad de atención a esos pacientes", agregó el director sobre la obra, que sería imposible sin el empuje de las mujeres que conforman la Sociedad de Beneficencia, vigente desde 1860, y del Ministerio de Salud de la provincia.

"Es un edificio que tiene 115 años, entonces desde lo edilicio el desgaste hace que permanentemente tengamos que actuar sobre la estructura y hacer modificaciones", dice Moroni.

Desde el punto de vista tecnológico, el director del Cullen considera que hospital "tiene todas las condiciones y está acorde al nivel que tiene, de alta complejidad". Esto, reflexiona, "hace también que permanentemente uno tenga que estar en el mantenimiento, los planes preventivos, etcétera". Y lo mismo sucede con respecto a los servicios brindados, ya que el crecimiento del efector conlleva un acompañamiento con más recurso humano y más insumos.

"El contexto muchas veces no acompaña, pero uno hace el reclamo permanentemente y va teniendo los resultados", aclara.

Proyección a futuro

En cuanto a lo que le depara al hospital en los tiempos que vienen, su director es contundente: "Tenemos que seguir avanzando con la parte tecnológica", afirma, y asegura que si bien no hay algo puntual en vista, tanto él como todo su equipo están siempre "detrás del mantenimiento y la renovación de la tecnología existente".

"La sala de Neurotoxicología es un cambio que va a ser importante. Estamos haciendo mucho hincapié en el trabajo sobre la calidad y la seguridad de los pacientes y de la gente que trabaja acá. Y creo que ese cambio de pensar en el paciente como centro de la atención es importante y es un legado que no es tan material, pero es un legado importante para el hospital", concluyó.

Fuente: Aire Digital