24 de julio de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Organizan marcha para pedir que el agresor de San Carlos vaya a la cárcel

Familiares de Florencia, la joven de San Carlos Centro -Departamento Las Colonias- que fue brutalmente golpeada y privada de su libertad junto a su hijo, anunciaron que están organizando una marcha en Esperanza.

Reclaman que Marcelo Gómez, alias “Charatita”, detenido e imputado, sea trasladado a una cárcel, ya que actualmente estaría alojado en la alcaidía de Esperanza.

“¿Por qué tiene privilegios, por qué todavía lo cuidan? ¿Van a inventar una fuga también?”, se preguntó una familiar de la víctima y pidió “justicia para Flor”.

También anunció que “estamos organizando una marcha en esperanza y necesito de su ayuda”.

“Hoy mi sobrina es la que todavía se tiene que cuidar”, concluyó.

Asimismo la abogada que representa a la víctima, Carolina Walker, pidió ampliar la imputación a tentativa de femicidio.

Rápido accionar

“La investigación se inició a raíz de un mensaje que me envío un abogado en el que me indicaba que había una mujer lesionada, que estaba privada de la libertad en su vivienda y que el responsable de los hechos habría sido su pareja”, informó el fiscal. “Esa información la recibí personalmente a las 21:27 del domingo, y rápidamente me contacté con la comisaría de San Carlos para que fuera al lugar”, contó el fiscal Benítez.

También detalló que “a las 21:50 el personal policial ya estaba en la vivienda con la orden de constatar lo que había ocurrido”.

“A raíz de las amenazas que venía sufriendo, la mujer intentó disimular lo que había ocurrido y los golpes que había sufrido. Sin embargo, la policía pudo verificar las lesiones que tenía la víctima, quien fue trasladada a un centro de atención médica”, subrayó el representante del MPA.

En relación al imputado añadió que “fue aprehendido en el lugar y ordenamos que quede detenido”.

Violencia de género

Acerca de los ilícitos investigados, el fiscal precisó que “fueron cometidos en un contexto de violencia de género marcado por agresiones físicas, improperios verbales, recriminaciones ofensivas y sin sentido”. Y sostuvo que “toda esta situación afectó la libertad, dignidad e integridad física y psíquica de la víctima”.

“Entre el mediodía del viernes 26 y hasta que llegó la policía (el domingo cerca de las 22) a la casa en la que vivían la víctima, el imputado y un hijo menor de edad que tienen, la mujer recibió golpes de puño en todo su cuerpo y fue apaleada con un caño de hierro”. “También la mordió en su mano, la tomó del cuello y la comenzó a asfixiar”, remarcó Benítez.

“A pesar de la intención de la víctima de irse de la casa, no lo pudo hacer en ningún momento porque el imputado se lo prohibía”, indicó el fiscal e hizo hincapié en que “en todo momento le decía que si intentaba escaparse la mataría a ella y a toda su familia”.