28 de junio de 2022

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Mensajes amenazantes: así extorsionaba un preso de Coronda a un comerciante

Es parte de la prueba que expuso un fiscal de Rosario contra una banda liderada desde Coronda que exigía 300 mil pesos al dueño de una rotisería. Fueron imputados tres veces en pocas semanas.

Fabio Alejandro Giménez le realizó una amenaza a un hombre desde la cárcel de Coronda y fue revelada este martes en una nueva audiencia imputativa, la tercera en 21 días por extorsiones. La misma expresaba: “Loco por que no la hacemos corta y terminamos de una vez con esto boludo… después me vas a salir con un martes trece te voy a tener que hacer pegar y no quiero. Sabes que si la terminas con esto es un bien para vos, como te dije yo ya estoy jugado a mí no me importa nada me entende …”.

Giménez ya había sido imputado el pasado 1° de junio por el fiscal Pablo Socca, por extorsiones hechas en enero y febrero pasado contra un kiosco, una empresa de mudanzas y un local dedicado a la venta de repuestos automotor de Rosario y Villa Gobernador
Gálvez. La jueza Valeria Pedrana dictó prisión preventiva por el plazo de ley.

Pero Giménez volvió a extorsionar en otras dos oportunidades desde la cárcel, el 29 y 30 de junio, donde a través de llamadas de WhatsApp y de mensajes a través de la aplicación le exige a la víctima 300.000 mil y 100.000 mil. También quedó imputada la pareja de Giménez, Samanta Vilches quien era la encargada de hacer las cobranzas y de aportar los datos de la víctima, propietario de la vivienda que la mujer alquilaba en Villa Gobernador Gálvez por haber ordenado a su hija menor de edad a que se lleve el sobre un sobre con dinero de la propiedad que antes ocupaban.

“Vamos a terminar con esto loco. Asemo corta y fue. Cada uno con su vida. Pasame lo que falta 200 y fue”. “Avísame cuando lo tenes me decís que tenes la plata llamo a mi hija que agarre el flete que se vaya a sacar las cosas y le das la plata a ella y se terminó rompo el
chip cambio de número y fue no te molesto mas (SIC)”, le había expresado Giménez a la víctima.

No conforme con una nueva imputación, doce días después volvió a extorsionar a la misma persona, pero esta vez lo hizo a través de su compañero de pabellón, porque Giménez había sido trasladado a lo que se lo conoce en la jerga como el buzón ( una celda de
aislamiento).

“Tuve que pagar cosas, la cagaste y no era así, habíamos hablado, no metas a nadie y lo terminamos y te quedas tranquilo, sino te voy a volver loco todos los días, no me boludees”.

“Yo puse los pibes para que me vayan a buscar las cosas que estaban en tu casa que vos habías alquilado y de repente cayó toda la yuta, yo tuve que pagar 10 mil pesos a los pibes para sacarlo, más los viajes más todas las cosas que le tuve que mandar, al pibe me lo
sacaron. Yo soy el que le paso todas las cosas, el que maneja todo, esto es re corta, yo piloteo galvez, piloteo un par de lados”, “que queres hacer como queres arreglar? me pasas la plata que le estabas pasando a la hija de mi compañero o sino te vas a tener que ir amigo, no vas a poder vivir en ningún lado porque te voy a encontrar y te voy a dar con toda, vos no tendrías que haber metido a la policía, decime como queres hacer y lo solucionamos y lo arreglamos de una puta vez, y vivís tranquilo (SIC)”, amenazó Romagnoli, quien le envió una foto de un ticket del pago de fianza a los fleteros detenidos en el anterior procedimiento judicial y reiteró la amenaza: “te doy 3 horas para que me pases la plata 200” y le envía una foto de 2 armas de fuego tipo pistola color plateadas y
agrega: “metes de vuelta a la policía pasa algo raro te exploto a vos, exploto al que esté en casa y cualquiera y te voy a encontrar no te olvides, fijate y decime como queres hacer”.

Para concretar el pago del dinero, Robay citó a la víctima en una distribuidora de Villa Gobernador Gálvez donde asistió su novia junto a su hijo, de 13 años, en un remisse. Por este hecho quedó imputada también Vanesa L.

La jueza Valeria Pedrana dispuso la prisión preventiva efectiva para los imputados por el plazo de ley, rechazando el pedido de prisión domiciliaria para Vanesa L. solicitado por la defensa, a raíz de que está a cargo del cuidado de su hijo de 13 años, a quien llevó a cobrar
la extorsión.