6 de febrero de 2023

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

«Me quedó la angustia de no haber salvado a los tres»

En la tarde de ayer, en la Laguna Setúbal a la altura del Espigón II, se produjo un trágico episodio, dos personas desaparecieron de la superficie mientras intentaban cruzar el lecho caminando. Los hombres, cuya búsqueda se retomó este martes, iban acompañados de una mujer que fue rescatada por Agustín Trovetti Colombini, integrante del grupo de guardavidas Yacaré.

De este modo, Agustín relató el difícil y angustiante momento que le tocó vivir: “Estábamos reunidos en el Espigón II con el grupo Yacaré empezando a prepararnos para la temporada, y, la esposa de uno de nuestros compañeros estaba en la orilla del agua. En un momento, viene el hijo de ella y dice que había tres personas que se estaban ahogando. Salimos corriendo y llegué primero. Cuando los veo, estaban lejos, como a 400 metros de la costa”, contó el guardavida.

Al recordar su rápida reacción, Trovetti Colombini dijo: «Me metí al agua lo más rápido que pude, pero no podía correr por el barro. El agua estaba muy fría y se empezó a sentir. Me enterraba”.

“Cuando llego a 50 metros de donde estaban estas personas, ya no tocaba tierra y pude nadar. Desde la costa se veía a tres personas, pero cuando llegué había sólo dos”, dijo Agustín, refiriendo que uno de los hombres ya se había hundido.

Según contó el guardavida, una joven que estaba en el lugar realizó una vital colaboración para el rescate. “Una chica con una tabla empezó a ayudarme. Ahí fue que el otro hombre se me hunde. Me pongo a tantear y no lo encuentro. Me quedaba solo la señora. Así que con la chica remolcamos a la mujer hasta la costa en la tabla. Si se me hundía la señora, no salvaba a ninguno”, resaltó.

Agustín aseguró que tras ser rescatada la mujer estaba en medio de una crisis nerviosa y quería volver al agua para rescatar a sus familiares.

Cabe mencionar que, debido a los nervios por la difícil situación que le tocó atravesar, sumado la baja temperaturas del agua y al desgaste físico, Agustín debió ser atendido por el servicio de emergencias. “Agradezco a los compañeros de Cobem porque me atendieron muy bien cuando me descompuse”, expresó.