19 de mayo de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Los aprietes por los que detuvieron al ex funcionario de Seguridad del socialismo

Este jueves se llevó a cabo una audiencia imputativa presidida por el Juez de Primera Instancia José Luis Estevez.

El ex funcionario del Ministerio de Seguridad, Agustin Andereggen, contó con la defensa de Carlos Farias Demaldé, Jose Silvela, y Nestor Oroño, Ezequiel D.S con la de Carlos Farias Demaldé al igual que Fabricio A. Mientras que Martin B. contó con la defensa de Jose Silvela, Mateo F. fue defendido por Katerina Basano, Juan Manuel G. por Javier García y Leopoldo Hilber, Lucas O. por Raul Ruffinegro y pablo Mosconi, y Dario S. fue defendido por Fernando Pairone y Rodolfo Zhender.

Así operaban

El fiscal de la causa, Martin Castellano, manifestó que desde el mes de enero un grupo conformado por los imputados, efectuaron en distintas oportunidades y circunstancias entregas de dinero por montos variables de moneda nacional y extranjera, a Martin V., por una suma equivalente a los 200.000 dólares en virtud de un acuerdo por el cual, este llevaría a cabo algunas operaciones sobre artículos e insumos médicos, devolviendo luego de esto, el dinero invertido por cada uno más los excedentes generados.

Con el pretexto de esta deuda originada en dicha operatoria, los imputados comenzaron con una serie de actos intimidantes, coaccionantes y violentos, en perjuicio de una pluralidad de personas con el objeto de obtener un beneficio económico ilegítimo. Así pues, continuando con su relato, Castellano, manifestó que, desde el 27 de julio de 2020 y hasta el 1 de agosto, los acusados ejecutaron en forma grupal y de manera individual, distintos actos agresivos e intimidantes, en perjuicio de Martin V, y de su círculo familiar como sus padres y hermanos, destinados a ejercer presión y amedrentar de manera violenta, como medio idóneo para exigirles la realización de disposiciones patrimoniales bajo el concepto de devolución del dinero que había sido entregado.

Algunas de las acciones violentas e intimidantes de las que se valieron los acusados estuvieron dirigidas a obtener información o colaboración por parte de las víctimas, no solo de los familiares, sino también de personas llegadas a la víctima, como profesionales, siempre persiguiendo la meta de exigir la realización de los actos de disposición patrimonial o bien hacerse de bienes de esa persona para incorporarlos a sus patrimonios.

Específicamente el 27 de julio, cerca de las 12:15 horas Martín B llegó junto a Mateo F. y Lucas O., llegaron hasta una vivienda de calle Crucero Belgrano al 400 y consultaron por la víctima expresando que les debía dinero y necesitaban contactarse. Tras ese encuentro, los tres se trasladaron hasta la casa del padre del joven, sito en calle Pedro Avanthay, donde mantuvieron una reunión con el morador. En ese encuentro señalaron que su hijo debía la suma de 200.000 dólares. Luego de esto, Junto a la hermana de la víctima, se dirigieron hacia la casa de Matias V. (la víctima) en calle Lavalle donde posee su consultorio, una vez en el lugar se reunieron con la víctima, su padre y su hermana. La familia manifestó que no contaba con ese dinero, y ahí fue que los acusados comenzaron a realizar actos amenazantes, manifestando que debían pensar en el valor de la vida de su hijo, que detrás de ellos había gente pesada, que no iban con vueltas y que tenían gente que trabajaba en la policía y en la justicia. Que debía vender su casa porque necesitaban la plata, generando en la familia un gran temor.

En fecha de 27 de julio, cerca de las 20:30 horas, se llevó una nueva reunión en Lavalle al 500 con Martin B., Mateo F y Lucas O. sumándose Ezequiel D.S, con la víctima y su padre, donde insistieron con que tenía que aparecer la plata como única solución y con un tono de voz ya elevado los acusados comenzaron a manifestar que la propiedad donde se encontraban tenía un alto valor y podrían entregarla como parte de pago. Que la familia se tenía que hacer cargo de las cag…. de su hijo, y le expresaron que había gente involucrada con la Policía que se dedicaba a desaparecer gente ocasionando un gran temor en la víctima y su padre.

En fecha 28 y 29 de julio, desde whatsapp, Dario S. envió: “Loco que onda con vos” “Que mal vamos a terminar nosotros amigo”, “Mas te vale pagarme porque esta me la cobro loco”, “Ya nos vamos a cruzar nosotros”,

El 29 de julio, cerca de las 16 horas en la estación de servicio ubicada en Mitre y Roque Sáenz Peña se concretó una nueva reunión con Martin B., Lucas O., Mateo F, Juan Manuel G. y Fabricio A. se sumaron, donde le expresaron que la situación que atravesaban podría generar suicidios, problemas de pareja, e insistieron con la entrega de la vivienda donde residen.

Ese mismo día, cercano a las 18 horas, llegó Juan Manuel G. con un joven aún no identificado, a la casa de la madre de la víctima, y estos le manifestaron que necesitaban cobrar esa plata y que detrás de ellos había mucha gente, además Juan Manuel G. le manifestó que le daba 48 horas para obtener una respuesta y que la casa de calle Lavalle valía unos 70 mil dólares, y que la iban a repartir entre los damnificados.

Participación del ex funcionario

Según la fiscalía, el 31 de julio, a las 11:22 horas, Agustín Andereggen se contactó mediante WhatsApp con el padre de la víctima para citarlo hasta una oficina, donde este se acercó cerca de las 16 horas. En el lugar Agustín hizo que este deje su celular fuera de la sala donde hablarían y le dijo de modo intimidante que era cómplice de las deudas de su hijo, que el había sido ministro y que es un muy buen abogado penalista, equivocándose en elegirlo como víctima. Que los demás eran unos perejiles pero él no y que si en 48 horas no aparecían 20.000 dólares se les venía un tsunami y se iban a tener que ir de la ciudad.

Esa misma fecha, Fabricio A. se contactó por llamada con el hermano de la víctima, y este le manifestó: “Que aparezca Martín o te vamos a reventar a tiros tu casa y a tu nena”.

El 31 de julio, pasadas las 18 horas, Ezequiel D S. se comunicó con un profesional kinesiólogo que alquila un consultorio en la casa de la víctima, y este le remarcó que no le daría detalles por teléfono y que lo esperaba en una oficina de calle Tucumán. Una vez en el lugar el acusado le preguntó si contaba con la llave del inmueble de la víctima ya que este “cag…” a mucha gente por la suma de 200.000 dólares: “Nosotros queremos entrar, queremos ver si la plata está ahí”, y cuando el profesional le respondió que no contaba con las llaves, este le dijo que a la noche irían a buscarlo a la casa. Mas tarde, cerca de las 22 horas Agustin Andereggen y Ezequiel D.S, llegaron hasta la casa del profesional y Ezequiel D.S presentó a Agustin Andereggen como su abogado. Este manifestó que los tenía que acompañar hasta la oficina de Vega y que, si en algún momento aparecía la Policía, él debía decir que estaban sacando elementos del consultorio. A bordo de un VW Golf llevaron al profesional de manera involuntaria hasta el Bo. Fátima donde cambiaron de vehículo y se sumó Fabricio A. y otro sujeto más, aún no identificado, quien condujo hasta el consultorio de la víctima, dieron vuelta a la manzana y luego se detuvieron en los consultorios. Fabricio A. con la llave ingresó y con un Handy avisó a los restantes de que podían ingresar. Luego de algunos minutos salieron, y comentaron entre ellos que en el lugar había una caja fuerte percatándose de que en el vehículo contaban un hierro, Por este motivo emprendieron la vuelta y repitieron el mismo procedimiento para ingresar nuevamente a los consultorios. En la caja fuerte dejaron un mensaje intimidatorio que decía “Estas muerto” sumado a desorden y daños en el lugar.

El 1 de agosto, en horario no establecido, Fabricio A . citó a un conocido de la víctima a un taller de calle Irigoyen donde lo introdujo dentro de un vehículo colocándole un elemento en su cabeza con el objetivo de taparle la visión y mediante violencia le exigió datos acerca de la víctima, hasta que este dio explicaciones mostrando mensajes y comunicaciones.

Ese mismo día, desde Whatsapp, Fabricio A., envió los siguientes mensajes a la víctima: “No me importa quien esté a cargo vos te hiciste responsable al tomar el dinero” “Vos sos el que se tiene mover” “Yo siempre me hago cargo de mis problemas, ahora hacelo vos” “Si la guita no está depositada vas a lamentar haberme conocido, no es una amenaza es una advertencia” “Vos sabes lo que no es poder dormir”, “Yo te advierto, a mi me importa 2 hue.. las reuniones, hace 22 días me tenés esperando” “Yo ya te esperé, te di demasiado tiempo” “Me cansaste, mira que soy paciente” “Yo te traté con respeto pero todo tiene un límite”, “Vos me mentís hace 22 días, asique hoy es el último día” “Yo la necesito hoy y si tengo que salir a meterte un caño en la boca lo hago”.

Calificación de los hechos

Este fue el relato pormenorizado de los hechos realizados por el representante del Ministerio Público de la Acusación. Además, en la audiencia imputativa, el Fiscal de la causa caratuló los hechos de la siguiente manera:

Amenazas coactivas, Martin B., Mateo F. y Lucas Oñate

Amenazas simples con amenazas coactivas; Dario S.

Amenazas coactivas; Martin B., Mateo F, Lucas O., Fabricio A. y Juan Manuel G.

Amenazas coacctivas: Juan Manuel G.

Amenazas coactivas: Agustin Andereggen

Amenazas calificadas: Fabricio A.

Privación ilegítima de la libertad, violación de domicilio, daños simples, y amenazas: Fabricio A, Agustin Andereggen y Ezequiel D. S

Privación ilegal de la libertad agravada por violencia: Fabricio A.

Amenazas coactivas: Fabricio A.

Conocidas las imputaciones de los hechos, ahora resta esperar lo que será la realización de la audiencia cautelar, la cual aún no tiene fecha, pero sí trascendió que el plazo máximo no puede exceder las 96 horas.

Fuente: Rafaela Noticias