25 de abril de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

La ciudad argentina que produce 2.000 toneladas de chocolate y es reconocida a nivel mundial

Con sus 25 fábricas y más de 1.500 personas empleadas, Bariloche, se volvió el pilar económico de esta industria a nivel nacional. ¿Cómo lo logró sin ser productor de cacao y a qué países exporta?

Argentina es uno de los países que más consume chocolate en la región, con un consumo per cápita anual de alrededor de 2 kilos. Aunque es una cifra que se mantiene en línea con el resto de los países de Latinoamérica, toma gran valor cuando se observa que no hay producción autóctona de cacao, como sí ocurre en Brasil, Ecuador, Colombia, Perú o Venezuela y compite en productividad y captación de mercado.

Al adentrarse más en esta industria, una ciudad cobra vital importancia transformándose en el pilar económico del país, Bariloche. La ciudad rionegrina produce unas 2.000 toneladas de chocolate al año, más de 100 estilos distintos, tiene alrededor de 25 fábricas y emplea a unas 1.500 personas.

Chocolate
BARILOCHE PRODUCE UNAS 2.000 TONELADAS DE CHOCOLATE AL AÑO, MÁS DE 100 ESTILOS DISTINTOS

Desde hace más de dos décadas el popular destino turístico del sur de nuestro país viene posicionándose en esta industria gastronómica, tanto a nivel regional como Brasil, Chile, Uruguay, México, Colombia, Perú y Bolivia; hasta lugares muchos más alejados como pueden ser Estados Unidos, Francia y España. Tal es la situación productiva del chocolate de Bariloche que hasta incluso llega a la Isla Mauricio en el Océano Índico. La industria ha conquistado más de 20 países y se erige como una de las más importantes a nivel mundial, tanto es así que los chocolates barilochenses ya entraron en el top ten en el plano internacional.

Su posición privilegiada en el plano internacional se debe a las constantes inversiones en tecnología y materias primas de alta calidad. Pero este producto no sólo se exporta, si no que se expande en el mundo. Una chocolatería muy famosa desembarcó en España e invirtió más de 3 millones de euros para abrir una planta en Valencia, lo que demuestra el alcance global de la excelencia chocolatera de la ciudad de la Patagonia. Otra fábrica muy reconocida, también planea un ambicioso crecimiento en América Latina, proyectando la apertura de 20 sucursales más y triplicando su producción para 2025.

Fiesta Nacional del Chocolate, clásico de la ciudad

El producto, además de ser un clásico de la ciudad, se convirtió en un motor económico de Bariloche y, producto de esto, anualmente se realiza la Fiesta Nacional del Chocolate, donde exhiben sus productos y comparten sus historias de éxito para dar visibilidad e impulsar a la industria a seguir creciendo.

El ya habitual evento de Semana Santa de cada año en la ciudad de la nieve, se ha convertido en una plataforma clave para los chocolateros. En ese sentido, Lucio Bellora, director de la fiesta, cuenta: “el objetivo siempre fue, es y será la proyección de las chocolaterías en los mercados del mundo, fortaleciendo su reputación y funcionando como una vitrina expositora del chocolate local”.

Chocolate
LA BARRA DE CHOCOLATE MÁS LARGA DEL MUNDO.

La festividad, que se realizó este fin de semana, es mucho más que un simple evento. Bariloche ha consolidado su posición como líder mundial en la producción artesanal de chocolates, compitiendo con los mejores del planeta en términos de calidad, sabor y excelencia.

Pero no sólo eso, sino que también la festividad logra posicionar a la ciudad como un importante destino turístico, otra actividad económica fundamental para Bariloche. En tanto, Diego Piquín, Director de EMPROTUR (Ente Mixto de Promoción Turística), explica: “la fiesta es fundamental para el desarrollo del turismo, es clave seguir fomentando esta actividad económica y atraer visitantes de todas partes del mundo”.

De esta manera, la ciudad invierte en la promoción de los fabricantes locales y durante los días que dura la fiesta, todos los esfuerzos están puestos en dar a conocer el chocolate de Bariloche que, si bien es su orgullo, también es un importante dinamizador de la economía.