29 de mayo de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Juego clandestino y amenazas: avanza la causa que involucra a ex funcionario socialista

El fiscal Martín Castellano amplió la imputación sobre Agustín Andereggen, que fue funcionario del Ministerio de Seguridad de Santa Fe durante el gobierno socialista.

El mismo forma parte del grupo acusado de amenazar e intimidar a un kinesiólogo y a su círculo cercano con el fin de cobrar una supuesta deuda de 200 mil dólares.

Esta nueva imputación la hizo el fiscal ante el juez Estévez y tiene relación con otro hecho de amenazas coactivas del que habría participado Andereggen.

El ex coordinador de Seguridad del Nodo Rafaela recuperó la libertad en las últimas horas, ya que se cosidera que no existe riesgo de fuga ni entorpecimiento de causa.

De todas maneras, le impusieron una serie de medidas alternativas que deberá cumplir mientras continúa la investigación.

La detención se había dado el 12 de agosto, cuando agentes de la Subdelegación Rafaela de la Policía Federal realizaron un total de 11 allanamientos en Rafaela y detuvieron a Andereggen y otras 8 personas.

Los procedimientos fueron ordenados por la Fiscalía de Delitos Complejos por un ataque a balazos a una casa en Barrio 9 de Julio y a un consultorio de kinesiología de barrio 30 de Octubre, ocurrido semanas atrás por una deuda de juego clandestino de 200.000 dólares.

Los hechos que motivaron los allanamientos están caratulados como amenazas coactivas y calificadas, abuso de arma y privación ilegítima de la libertad.

“Estás muerto”

Durante la madrugada del domingo 2 de agosto un vecino de 60 años se despertó sobresaltado luego de escuchar tres detonaciones de arma de fuego que impactaron contra una ventana de su domicilio en calle Avanthay al 400 de Rafaela.

Posteriormente, una comisión policial se constituyó en un consultorio de calle Lavalle al 500, donde residiría el hijo de la víctima, de 30 años. Al llegar al lugar, constataron que se trataba de un consultorio médico de kinesiología y al ingresar se encontraron con un gran desorden. Desde una de las habitaciones, secuestraron un manuscrito con amenazas y en otra, marcada sobre la tapa de una caja fuerte la frase “Estás muerto”.

Ante la sospecha de que se podría tratar de un mismo hecho, los uniformados convocaron al padre al lugar, quien manifestó no saber del paradero de su hijo y que, además, días pasados se habían hecho presentes tres desconocidos asegurando que su hijo mantenía una deuda superior a los 200.000 dólares que se habría generado por apuestas por internet.

En su momento, también se conoció de la “visita” de cuatro sujetos a un allegado de la familia. Durante varios minutos, lo tuvieron retenido contra su voluntad hasta que lo liberaron.