2 de febrero de 2023

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Jóvenes: Estar despiertos hasta tarde podría enfermarnos

En los jóvenes, el reloj biológico está como retrasado, suele decir el especialista en cronobiología Diego Golombek. Por eso es habitual que durante la noche estén activos, les cueste tanto levantarse temprano y se los vea somnolientos durante la mañana. Así que no puede responsabilizarse únicamente a la cuarentena por el hecho de que chicos y chicas sigan en actividad mientras el resto de los habitantes de la casa duerme. Pero sacando esta situación excepcional, un estudio publicado esta semana mostró que aquellos que se quedan despiertos hasta altas horas y amanecen más tarde por la mañana tendrían más probabilidades de sufrir asma y alergias​ que sus pares que se acuestan y se levantan más temprano.

Se sabe que los síntomas del asma están fuertemente relacionados con el reloj interno del cuerpo, pero este estudio publicado en la ERJ Open Research – de la Sociedad Respiratoria Europea- es el primero orientado a analizar cómo las preferencias individuales de sueño influyen en el riesgo de asma en los adolescentes.

Los investigadores dicen que el estudio refuerza la importancia del tiempo de sueño para los jóvenes y abre un nuevo canal de investigación sobre cómo el sueño afecta su salud respiratoria.

El trabajo fue dirigido por el doctor Subhabrata Moitra, de la división de Medicina Pulmonar de la Universidad de Alberta (Canadá), quien realizó la investigación mientras estaba en el Instituto de Salud Global de Barcelona.

«El asma y las enfermedades alérgicas son comunes en niños y adolescentes en todo el mundo y la prevalencia está aumentando -señala-. Conocemos algunas de las razones de este aumento, como la exposición a la contaminación y el humo del tabaco​, pero aún necesitamos saber más. Se sabe que el sueño y la melatonina, la ‘hormona del sueño’, influyen en el asma, por lo que queríamos ver si la preferencia de los adolescentes por quedarse despiertos hasta tarde o acostarse temprano podría estar involucrada en su riesgo de asma».

En el estudio participaron 1.684 jóvenes que viven en Bengala Occidental, en India, de 13 y 14 años, que fueron parte del estudio de ‘Prevalencia y factores de riesgo de asma y enfermedades relacionadas con la alergia entre adolescentes’.

Se le preguntó a cada participante sobre cualquier sibilancia, asma o síntomas de rinitis alérgica, como secreción nasal y estornudos. Se les hizo una serie de preguntas para juzgar si eran ‘tipos vespertinos’, ‘tipos matutinos’ o intermedios, como a qué hora de la tarde o de la noche tienden a sentirse cansados, cuándo elegirían despertarse y cuán cansados se sienten a primera hora de la mañana.

Los investigadores compararon los síntomas de los adolescentes con sus preferencias de sueño, teniendo en cuenta otros factores que se sabe que afectan al asma y las alergias, como el lugar en el que viven y si sus familiares fuman.

Descubrieron que la probabilidad de tener asma era aproximadamente tres veces mayor en los adolescentes que prefieren dormir más tarde en comparación con aquellos que prefirieron dormir antes. También encontraron que el riesgo de sufrir rinitis alérgica era dos veces mayor en los que dormían tarde que en los que dormían temprano.

Los jóvenes están cada vez más expuestos a la luz de los teléfonos celulares, las tablets y otros dispositivos, y a quedarse despiertos más tarde por la noche, por lo que se debe alentar a los adolescentes a dejar sus dispositivos y acostarse un poco más temprano.

Una segunda fase del estudio PERFORMANCE está programada para 2028-29, lo que significa que será posible repetir el estudio con un nuevo grupo de adolescentes ver si ha habido algún cambio en los hábitos de sueño de los adolescentes y su salud respiratoria. Moitra y su equipo también esperan cuantificar sus hallazgos tomando medidas objetivas de la función pulmonar y el tiempo de sueño de los participantes.