4 de octubre de 2022

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Joven tatuadora: inspirada por su abuela, ayuda a mujeres que tuvieron cáncer de mama

Lucía Zuloaga hace micropigmentación para reconstruir la areola mamaria de personas que sufrieron esa enfermedad. La gratitud de las chicas que se someten a la intervención y los sueños de la mendocina de recorrer el mundo en busca de “nuevas pieles para tratar”.

Lucía se hizo su primer tatuaje a los 15 años. Fue acompañada por su mamá y con cierta timidez pidió una pequeña medialuna

Lucía Zuloaga quedó marcada para siempre con el cáncer que sufrió su abuela cuando era ella apenas una nena que jugaba entre los viñedos de Mendoza y ni soñaba con el destino que eligió a sus 23 años. Tras sufrir fuertes dolores,Hilaria se recuperó pero el relato de esos momentos se repetían en las mesas de los domingos. La chica los escuchaba y se juró que cuando creciera iba a hacer algo para ayudar. La mujer murió el año pasado, pero su vida marcó para siempre el camino de la joven mendocina.

Lucía se hizo su primer tatuaje a los 15 años. Fue acompañada por su mamá y con cierta timidez pidió una pequeña medialuna. Desde ese momento no paró más y poco tiempo después a los 20 años se convirtió en tatuadora profesional. En charla con Infobae, la chica contó que comparte estudio con su novio. “Él me tatúa a mi y yo a él. Es parte de nuestras charlas cotidianas el próximo dibujo que nos vamos a imprimir para siempre en la piel”.

El clic de Lucía

Con el sufrimiento de Hilaria siempre que le rondaba en la cabeza, Lucía viajó a Buenos Aires para aprender una técnica para ayudar a otras mujeres que padezcan lo que le tocó a su abuela. Aprendió con una tatuadora rusa llamada Yura las técnicas de micropigmentación. El objetivo de la joven mendocina era ayudar a mujeres que hayan padecido cáncer a amigarse con su cuerpo.

Lucía con su abuela Hilaria, la mujer que inspiró todo su trabajo actual

“La idea arrancó durante la cuarentena por la pandemia. Me daba vueltas el concepto de Siempre quise fusionar la reconstrucción estética corporal con todo el arte de los tatuajes -recordó Lucía-. Justo encontré en Instagram una chica que lo enseñaba y me mandé para Buenos Aires para hacer el curso de restauración de areola mamaria”.

La micropigmentación es una técnica muy parecida al tatuaje tradicional. Lo que se diferencia que tiene un procedimiento menos invasivo y doloroso. Además, para estas intervenciones se usa anestesia local. “El objetivo es devolverle a la zona la forma, simetría y color lo más parecido al natural”, explicó Lucía.

Lucía trabaja en relación directa con una ginecóloga en su consultorio médico. En general las mujeres, se sorprenden cuando le ofrecen este servicio una vez que se curaron del cáncer de mama. Lo primero que hace la joven mendocina es charlar con la mujer, escuchar lo que quiere y, luego, sacarle una foto a la mama y comenzar a diseñar el dibujo que luego tatuará.

La chica hizo un curso de reconstrucción de areola mamaria con técnica de realismo y 3D. “Está indicada para mujeres que han tenido mastectomía, post cirugía de aumento o disminución, mala praxis o alguien que quiera cambiar el aspecto estético de sus pezones”, relató la joven mendocina.

La chica sonríe con casi toda la cara cuando recuerda lo que le dicen las mujeres que se realizan la micropigmentación

La chica sonríe con casi toda la cara cuando recuerda lo que le dicen las mujeres que se realizan la micropigmentación. “Todo lo que me devuelven es gratitud total -resaltó Lucía-. Me siento muy bien porque con mi arte esa mujer se reconcilia con una parte muy importante de su cuerpo”.

La tatuadora también atiende a muchas personas de la comunidad trans de Mendoza. En esos casos, se trata de mujeres que aumentaron sus pechos y buscan darle forma a los pezones. “En todos los casos, siempre se trata de darle más seguridad a las chicas para que les guste esa parte de su cuerpo”, explicó Lucía.

El trabajo de Lucía no es muy común en Argentina y tampoco en el resto del mundo. Entonces, la chica mendocina tiene ganas de salir a la ruta “a conocer nuevas pieles”, según su propio relato. “Mi sueño es recorrer el mundo y poder ayudar a las mujeres de distintas partes a que les guste más su cuerpo, en especial a las que sufrieron el cáncer de mama”, se entusiasmó la chica.

La chica mendocina tiene ganas de salir a la ruta “a conocer nuevas pieles”, según su propio relato

Cáncer de mama, el de mayor incidencia

Más de 129.000 casos nuevos de cáncer se producen cada año en la Argentina y los más comunes son el de mama y el colorrectal, según datos del Ministerio de Salud de la Nación.

Argentina presenta una tasa de incidencia de 218 casos por 100.000 habitantes, lo que posiciona al país con una incidencia “media-alta” en el mundo. Con 129.000 casos nuevos de cáncer en ambos sexos cada año, Argentina se ubica en el séptimo lugar en Latinoamérica, según las estimaciones.

El cáncer de mama es el de mayor magnitud en cuanto a ocurrencia, con un volumen de más de 21.000 casos al año, lo que representa el 17% de todos los tumores malignos y casi un tercio de los cánceres femeninos.

Por Mariano Jasovich para Infobae