14 de agosto de 2022

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Equilibrio: cuatro hábitos a evitar en la cocina según el Feng Shui

Para lograr el equilibrio y fomentar las buenas energías según esta filosofía.

Para este saber milenario, la cocina se traduce como el alma de la casa. (hazloconceramicos.com)

Según el Feng Shui, la cocina se considera el corazón del hogar. Esta filosofía milenaria busca encontrar el equilibrio atrayendo buenas energías y, en este lugar de la casa, resulta fundamental lograrlo por lo que el mismo significa.

Es importante resaltar que, dentro de los cinco elementos (agua, fuego, madera, metal y tierra), el fuego es uno de los más destacados dentro de la cocina, asociándose a la prosperidad, la creatividad y, principalmente, la nutrición.

Consejos del Feng Shui para la cocina (elmueble.com)

Para lograr un buen equilibrio y armonía en este espacio, las y los expertos en esta filosofía recomiendan algunas cuestiones a aplicar. A continuación, cuatro hábitos que deben evitarse para conservar un buen clima en la cocina:

-Evitar el negro:

Si bien se trata de un color elegante y sofisticado, el Feng Shui describe que este color estanca la energía. Por tal motivo, es preferible que la cocina se encuentre en tonos claros como amarillo, beige o distintos tonos de verde.

Consejos del Feng Shui para la cocina (lecrom.com)

-Evitar el ruido visual:

Para mantener el equilibrio, será importante que haya pocos elementos a la vista, casi de modo minimalista para no saturar la visión.

-Descartar utensilios que no se usen:

Volviendo a la cuestión minimalista, los utensilios que no se usan habitualmente deben descartarse para evitar generar bloqueos innecesarios. Lo mismo sucede con aquellos rotos o desgastados que ya no cumplen con su función en su totalidad.

-No darle la espalda a la puerta:

Si se trata de un espacio cerrado, el Feng Shui recomienda que la cocina o la mesada no se encuentren de espaldas a la puerta. Si esto no se puede lograr, dicha filosofía señala que se puede colocar un espejo decorativo a modo ‘retrovisor’ evitando así posibles sobresaltos por no saber si alguien o algo ingresó, alterando así la energía del lugar.