25 de abril de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Condenaron al empresario Dolinsky por abusar de una menor, pero no irá a la cárcel

El tribunal pluripersonal integrado por los jueces Sergio Carraro, Rodolfo Mingarini y Rosana Carrara determinó este martes en tribunales que el empresario santafesino Alberto Dolinsky fue coautor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante -por ser cometido por dos personas- de una menor de edad, hija de quien era su amigo.

Además los magistrados determinaron que cumpla la pena de 15 años de prisión, pero domiciliaria, ya que se trata de un hombre de la tercera edad, y sin pulsera electrónica.

En los próximos días el tribunal dará a conocer los argumentos de su decisión.

En un hotel céntrico

“Los ilícitos fueron cometidos el jueves 2 de enero de 2014 en las instalaciones de un hotel céntrico de la ciudad de Santa Fe en el que vive el imputado”, precisó la fiscal Alejandra del Río Ayala.

“De acuerdo a las evidencias recolectadas y al relato de la menor en Cámara Gesell, el hombre investigado y una mujer oriunda de Brasil tuvieron relaciones sexuales frente a ella, en la pileta del hotel. Mientras tanto, la niña fue obligada a tomar whisky”, agregó la funcionaria que estuvo a cargo de la investigación.

También detalló que “minutos después, en el baño de la habitación en la que vive el imputado, el hombre cometió los delitos contra la integridad sexual de la niña”.

La fiscal subrayó que “por la modalidad y circunstancias de realización de los ilícitos, produjeron denigración, humillación y gran sometimiento en la víctima”. En tal sentido, Del Río Ayala concluyó que “además, son ilícitos capaces de corromper el normal desarrollo sexual de una niña”.

Traumático

“El acusado formaba parte del círculo más íntimo de confianza del padre de la víctima; había asumido -junto a la mujer extranjera- un deber de cuidado en relación a la niña; aprovechó la vulnerabilidad de la menor; la colocó en un total estado de indefensión y la expuso a un sinnúmero de riesgos físicos y psíquicos”, sostuvo la fiscal. “Además, los motivos por los que delinquió no pueden ser justificados en razones altruistas o de necesidades económicas extremas, ni dirigidos a la protección de un bien jurídico, sino más bien que implican un acto claro de pedofilia”, agregó.

La fiscal hizo hincapié en que los delitos contra la integridad sexual “son de los más aberrantes que se pueden cometer contra una persona, en especial cuando las víctimas son niños y niñas”. En tal sentido, agregó que “no sólo por los derechos que se vulneran, sino también por lo traumático que resultan estas acciones y las consecuencias que producen o podrían producir a lo largo de la vida de una persona”.

También una mujer

La investigación de la fiscal incluyó a la mujer de nacionalidad brasilera, que también estaba al cuidado de la niña y que fue citada a audiencia imputativa a principios de 2018. “Esta mujer pidió una prórroga pero cumplido este plazo, al no presentarse ante la justicia se declaró su rebeldía y se pidió captura internacional”, manifestó Del Río Ayala y añadió que “la mujer fue detenida por Interpol en Brasil el 20 de julio de 2018, y su situación procesal tramitará ante la Justicia del vecino país”.