19 de mayo de 2024

Santa Fe 24 Horas

Portal de Noticias

Cómo ahorrar combustible sin dejar de usar el aire acondicionado en el auto

Con la llegada del verano, el aumento de la temperatura hace indispensable el uso del aire acondicionado dentro del vehículo. Ahora bien, el funcionamiento de este sistema de refrigeración conlleva un aumento del consumo de combustible que puede variar entre el 5% y el 20%.

Es por eso que para ahorrar energía y hacer más eficiente la climatización del auto, expertos recomiendan tener en cuenta ciertas variables. En primer lugar, hay que tener en cuenta que el mecanismo de funcionamiento del aire acondicionado en los automóviles se basa en un compresor que succiona el gas refrigerante y lo conduce hacia el condensador, transformándolo en líquido.

Tras pasar por la válvula de expansión, el líquido vuelve al estado gaseoso y se enfría, distribuyéndose por todo el habitáculo gracias a los ventiladores. Este proceso, que se realiza en varias fases, demanda energía adicional del motor, que a la vez genera un esfuerzo extra que se traduce en mayor consumo de combustible.

Cabe destacar que, el aire acondicionado no solo enfría el ambiente. También tiene la función de condensar y extraer la humedad, filtrar impurezas y eliminar ácaros.

¿Ventanillas arriba o abajo? Axion presenta una serie de recomendaciones para ahorrar combustible este verano

Cómo optimizar su uso

Una de las primeras recomendaciones es disminuir la temperatura interna del vehículo antes de su arranque. Reducir previamente la temperatura interior puede significar un considerable ahorro de energía cuando se encienda el sistema de climatización. Una técnica para lograrlo consiste en bajar una ventana y abrir y cerrar la puerta contraria varias veces para facilitar la salida del aire caliente. Esto puede hacer descender la temperatura interior hasta en ocho grados.

Durante los primeros minutos después de arrancar el vehículo, puede ser beneficioso manejar con las ventanillas ligeramente bajas. Este pequeño gesto favorece la rápida salida del aire caliente, debido a que al ser más liviano tiende a ascender, permitiendo así que el sistema de aire acondicionado trabaje con menores exigencias.

Otro punto clave es alcanzar y sostener una temperatura interior entre los 21 y 23 grados. Mantenerse en ese rango es lo ideal para balancear confort y economía, ya que temperaturas más bajas pueden resultar en un consumo innecesario de combustible.

Velocidad, dinámica y eficiencia del automóvil permitirán utilizar el aire acondicionado gastando menos combustible

Una vez que se logra la temperatura deseada dentro del coche, puede ser conveniente activar la función de climatizador, que regula la entrada de aire del exterior y ayuda a estabilizar el ambiente sin sobre exigir el sistema.

El dilema de las ventanillas

“Esto se resuelve con una regla simple: en velocidades inferiores a 80 km/h, es aconsejable llevarlas bajas, dado que el impacto en el consumo de combustible es mínimo. En cambio, a velocidades superiores a 100-110 km/h, la resistencia aerodinámica incrementa significativamente, por lo que es preferible utilizar el aire acondicionado, logrando así un ahorro de alrededor de 0.3 l/100 km”, explicaron.

Así, los consejos de expertos para este verano, no solo se traducen en un ahorro económico tangible para los conductores, sino que representan también una actitud consciente y responsable hacia el uso de recursos y la reducción de la huella de carbono.

Por Infobae